Para personas con alteraciones del movimiento y la postura debidas al daño en el sistema nervioso central como:

  • Accidente vascular cerebral.
  • Lesión medular.
  • Traumatismo craneal.
  • Esclerosis múltiple
  • Párkinson
  • Ataxia.
  • Guillain Barré.
  • Y otras lesiones traumáticas o degenerativas del sistema nervioso central.